x

Óscar Perdomo León / Blog

LA CASA DE ÓSCAR PERDOMO LEÓN

http://oscarperdomoleon.wordpress.com/

ESAS EXTRAÑAS COINCIDENCIAS 06 dic. 2011.

I

Hace muchos años estaba yo leyendo «Luz Negra», de Álvaro Menen Desleal. Llevaba una lectura muy lenta porque en realidad lo que ocupaba casi todo mi tiempo -del día y de la noche- eran mis turnos como médico de cierto hospital. Un día me mandaron a cubrir la Torre Oncológica. La noche anterior había terminado por fin de leer esa gran obra de la dramaturgia y todavía Goter y Moter andaban sonando en mi cabeza. Subí por el ascensor de la Torre y al llegar al tercer piso, me encontré, para mi sorpresa, que uno de los enfermos ingresados era nada más ni nada menos que Álvaro Menen Desleal. Intercambié unas breves palabras con él, le pregunté si tenía dolor y me dijo que no. Aunque se veía que no se sentía bien, se mostró optimista y me regaló una sonrisa. Luego me alejé para dejarlo descansar y me pasé varios días pensando en eso…

II

Años después me pasó otra coincidencia cuando terminé de leer «Hacer el amor en el refugio atómico», también de Álvaro Menen Desleal. Me sentí muy conmovido por el trágico final de la obra, ese que Menen Desleal rodeó y salpicó muy bien con la música del cuarto movimiento de la «Novena Sinfonía» de Beethoven; la verdad es que mi emoción era tanta que hice un gran esfuerzo para no llorar. Respiré profundo, después me levanté de mi asiento y me fui directamente hacia mi carro, para ir a hacer una diligencia. Todavía conmocionado por el libro, al subir a mi vehículo, encendí la radio y sintonicé, como casi siempre, el 103.3 F.M. Por extraña coincidencia en ese preciso momento estaba sonando el cuarto movimiento de la «Novena Sinfonía». Entonces la intensidad y la belleza de la música fueron tan grandes y se mezclaron con las palabras escritas por Menen Desleal que aún venían frescas en mi mente, que ya no pude contener mis lágrimas…

III

Hace muchos años, entre 15 y 17 años más o menos, viví en la colonia Los héroes de San Salvador; una muchacha muy bonita vivió también allí, sin embargo nunca nos encontramos a pesar de vivir sólo a unos cien metros de distancia. Esa muchacha estudiaba Medicina, lo mismo que yo. Nunca la vi en la Universidad ni en ningún hospital. Esa muchacha había nacido el mismo día, mes y año que mi hermana menor. Esa muchacha tuvo dos hijas, al igual que yo, y su primera hija nació en 1995, el mismo año en que nació mi primera hija. En el año 2001 esa joven tan cercana a mí y tan lejana al mismo tiempo, se divorció, el mismo año en el que también yo me divorcié.

Cuatro años después esa joven doctora llegó a trabajar al mismo hospital en donde yo trabajaba y la conocí. Me llamó la atención verla un día sentada leyendo «Narraciones», un libro de la Biblioteca Básica Salvat, que contenía una colección de cuentos de Jorge Luis Borges, el mismo, coincidentemente, que yo andaba releyendo por esos días.

Me hice novio de ella cuando nos descubrimos el uno al otro escuchando a Fito Páez. Ya las coincidencias eran muy fuertes e innegables. Ya era insoportable no estar con ella.

Ese mismo año nos fuimos a vivir juntos. Y un año después nos casamos muy enamorados, la misma fecha (esta vez ya no por coincidencia, sino de manera premeditada) en que nos habíamos hecho novios…

Texto:

Óscar Perdomo León

Feedback